Next Consultora S.R.L “Líderes en Transformación”
Complejo Santos · Gral. Santos y Concordia · Local G8

Teléfono +595 21 214 140
 

Una visita al corazón: Aldeas Infantiles SOS

0

En el marco del Programa de Actualización Empresarial (BBVA), el PAE Out ofreció una visita a empresas y organizaciones líderes; entre ellas, Aldeas Infantiles SOS. Allí, sus representantes dieron testimonio de las estrategias que implementan para dar a cientos de niños/as en situación de abandono, algo que les corresponde por ley: un hogar. Quedó a responsabilidad de los participantes reflexionar, sobre cómo ayudar. 

La oportunidad

Como su nombre lo anticipa, el Programa de Actualización Empresarial (PAE) es un espacio de formación sobre las nuevas tendencias en gestión o managment 2.0, dirigido a directivos, jefes, gerentes de área y emprendedores.

La numerosa convocatoria del PAE, que tuvo su primera edición en 2012, requirió la apertura de un segundo grupo en 2013, denominado PAE BBVA. Este programa además de desarrollar ocho módulos temáticos, complementa la experiencia con herramientas prácticas, dinámicas y excursiones.

El PAE Out es justamente una excursión o recorrido de día entero en que los integrantes del programa visitan las instalaciones de compañías líderes y comparten con sus representantes, los desafíos de sus actividades diarias y sus estrategias de negocios. Fue así como, el viernes 9 de agosto, se visitó a tres empresas locales y a la organización sin fines de lucro, Aldeas Infantiles SOS.

Una de las 16 casas ubicadas en el predio de Adeas en Zeballos Cue.Los hechos

Aldeas Infantiles SOS es una organización no gubernamental que desde 1949, y en Paraguay hace más de 50 años, se dedica a la protección  niños, niñas y jóvenes en situación de riesgo, abandono y orfandad. El modelo de intervención que implementan consta de 2 programas: Acogimiento Familiar y Viviendas Asistidas, y Fortalecimiento Familiar.

Ana Medina, Directora de Desarrollo de Fondos y Comunicación, explicó de qué se trata la tarea que desarrollan: “Trabajamos con niños en situación de abandono o cuyas familias están imposibilitadas de cuidar y velar por su futuro. Todos llegan mediante una orden judicial y permanecen aquí los 365 días del año”.

La longevidad de la implementación del programa, asegura, da fe de su efectividad: “La mejor forma de cuidar a los niños es proporcionándoles un entorno familiar”. Tal entorno está compuesto por una casa, con instalaciones cómodas donde viven entre 7 a 10 niños; una madre SOS, dedicada full time a la crianza de los niños; hermanos, que en muchos casos comparten el mismo lazo sanguíneo; y una aldea, compuesta por entre 10 a 14 casas donde crecen de forma sana y alejados de los riesgos a los que estaban expuestos.

Uno de los elementos estrella del modelo de intervención, indica Medina, es la política de no separación de los hermanos de sangre. “Ellos van creciendo juntos en una casa y se respeta el lazo biológico”, sostuvo.

Asunción Núnez, conocido por niños y adultos como Tío Nino, explicó que la organización les provee de alimentación, vestimenta, acompañamiento escolar y atención en salud.  “[Muchos niños] tienen un bagaje de vida que muchas veces nos hace recurrir a sicólogos, sicopedagógos, y toda la ayuda externa necesaria. También se puede decir que somos inclusivos porque hemos recibido niños con capacidades diferentes. Dimos hogar a un niño ciego y a otro autista, quien está por ingresar a la universidad”, complementó Ana.   

La reinserción

Sobre la reinserción a la sociedad, ambos compartieron grandes testimonios. Dieron nombres y recordaron con emoción casos de niños que, convertidos en adultos, se casaron, tuvieron hijos, y hasta pudieron desempeñarse como profesionales.

Tío Nino tomó la palabra para explicar que, para pasar del Acogimiento Familiar a la Vivienda Asistida, se solicita al joven (mayor de 18 años, en la mayoría de los casos) que demuestre “capacidad de hacerse cargo de su propia vida. También se evalúa qué vínculo tiene con algún familiar o con alguien con quien pueda ejecutar un proyecto personal o profesional”, sostuvo.

Ilde Viveros, una de las madres en Aldeas, aseveró que el contacto afectivo se mantiene aunque superen la mayoría de edad: “Tengo tres chicos grandes que están afuera [del centro habitacional]. Una está estudiando y dos más están trabajando. En el momento que abandonan la casa es muy difícil porque les siento como mis hijos. [Ellos] Suelen venir, por ejemplo, para el día de la madre y me suelen llamar también. Nos mantenernos en contacto”, compartió.

La realidad y la superviviencia

En nuestra visita al albergue, no quisieron pasar por alto la oportunidad de dar visibilidad a la situación de abandono familiar en Paraguay: “Hay una realidad que el país no está viendo; hay demasiados niños y niñas en estado de abandono, en situación de perder sus hogares o viviendo en lugares que no son un hogar. Están creciendo en situación de criadazgo o como personal doméstico y lejos de algún familiar. No están estudiando, ni su salud es atendida. Es así como después se escapan y terminan en la calle”, resaltó Medina.

Ilde Viveros, Mam SOS (izquierda) comparte ancdotas de ms de 7 aos de trabajo en Aldeas. Luego de una foto grupal entre los participantes y los niños que residen en el lugar, tomó valor para explicar cómo financian a la organización. A pesar de que los niños son paraguayos, señaló, más del 90% de las donaciones que mantienen a la organización proviene de países europeos y de Estados Unidos. Y con una mirada firme solicitó involucramiento: “Uno de los desafíos a nivel país es que la propia comunidad pueda hacerse cargo de la niñez en estado de abandono. Es un trabajo del Estado y de toda la sociedad”, concluyó.

Con la emoción a flor de piel y con una bajísima temperatura, el grupo volvió a subir al bus para dar fin al PAE Out que los llevó a Aldeas SOS. Si bien muchos permanecieron en silencio, en más de uno habrá quedado la pregunta: ¿Y yo, cómo puedo ayudar?

Aldeas Infantiles SOS

Fundada en 1949 en Austria por Hermann Gmeiner. Actualmente está presente en 133 países de todo el mundo. En Paraguay, se instaló en 1970 e instauró su primera Aldea en la ciudad de Hohenau (departamento de Itapúa).

Cifras

+ de 50 años de presencia en Paraguay

+ de 1.200 niños/as crecieron en sus albergues

Actualmente, dan cobijo a 740 niños/as. 

Cuentan con 6 albergues en el país.

Gastan 20 mil millones de guaraníes al año.

PAE

Es organizado por Next Consultora y PTF.

Más informaciones